viernes, 25 de noviembre de 2016

58 años y el país LMM



Melancolía Autor: Manuel Machado

Me siento, a veces, triste
como una tarde del otoño viejo;
de saudades sin nombre,
de penas melancólicas tan lleno…
Mi pensamiento, entonces,
vaga junto a las tumbas de los muertos
y en torno a los cipreses y a los sauces
que, abatidos, se inclinan… Y me acuerdo
de historias tristes, sin poesía… Historias
que tienen casi blancos mis cabellos.


A días de llegar a los 58 años, pienso en el pasado, vivo el presente y dejo de soñar en el futuro. Ha sido un año duro, Mercy se nos fue, otras ramas de la familia sufren ausencias cercanas... un problema de salud, me ausentó muchas veces del trabajo, y por un par de días me hizo pensar en cómo se ve la vida desde una silla de ruedas... pero hay proyectos que dan esperanza y si bien no sueño el futuro, hago la parte de mi esfuerzo para que llegue... a lo mejor lo hace...

Pienso embriagarme, como lo hice luego que dejé los sueños de juventud... cuando me convencí que el hombre nuevo sos vos o no es nadie... no podes cambiar a nadie, o sos vos con tus valores y principios o no es nadie.

El país... ¿para qué hablar de él? ya no merece, se dejó engañar, seguimos con un promedio PAES digno de cualquier gobierno de derecha... con un examen de admisión en la Universidad de El Salvador que parece más insalvable que el muro de Trump para soñar con crecer... con jóvenes protestando, sin saber porqué, contra la única sala constitucional decente que ha tenido este país, al menos mientra he permanecido con vida... Seguiremos siendo los tristes más tristes del mundo y seguiremos llorando borrachos por el himno nacional en las nieves del norte, los calores del desierto o la ausencia de la Patria y la familia.

Tamos jodidos Flaco, estamos como siempre decías vos en La Prensa: LMM

martes, 16 de agosto de 2016

A propósito de la situación financiera pública



Escuchamos informes, lamentos, predicciones catastróficas, y los responsables de todas esas desgracias están en el pasado, esa borrosa etapa de la que, muchos, no recordamos nada... no hay nombres, no hay fechas, ninguna investigación, ningún responsable acusado, en proceso o en la cárcel, y eso es porque la culpa de las desgracias de todos en El Salvador, no es de nadie.

Las desgracias llegarón solas, se construyeron solas, por algo somos los tristres más tristes del mundo...

Lo jodido es que si tuviera razón Buena Fe, en El Salvador nunca nos crecerán los sueños...

Buena Fe (duo cubano) "La Culpa"

No tuvo culpa quien nos inventó el dinero,
Ni el pobre chino que a la pólvora dio a luz,
Ni la oratoria encumbrada de los griegos,
Ni el carpintero de la tan famosa cruz.
Ni aquella bala, de andar perdida,
Ni los gusanos en la cosecha podrida.
Huérfana culpa vuela sin dueños,
Donde se pose, nunca crecerán los sueños
Nunca crecerán los sueños.
No tiene culpa el papel por lo que aguante.
Ni el instrumento por el disonante acorde.
Ni las costuras para que se vea elegante
La recia porra que cuelga del uniforme.
Ni los escombros, de haber caído
Ni los relojes de cuanto se ha envejecido.
Si corre el llanto,
Si no resulta,
Me duele tanto,
Cuando la culpa,
Ay, la culpa, la maldita culpa,
No la tiene nadie.
Ay, la culpa, la maldita culpa,
No la tiene nadie.

¿Cómo que no la tiene nadie?

Que no es lo mismo previsores que adivinos.
Que no es igual recitación, que improvisando.
Que es preferible quien lo intenta y ha perdido.
Que quien blasfema pero nunca va intentado,
Culpa sin rostro como incentivos
Para enfermarse de rechazo irreflexivo,
Lance unos golpes (Yo lance un acorde), se hizo esta rumba
Una ilusión como linterna en la penumbra.
Quiero esa culpa de empinar los imposibles
Que mis abuelos me obsequiaron en la infancia.
Denme la culpa de estallar cuando se arrime
La cobardía con disfraz de tolerancia.
Culpa coraje, culpa valiente
Esa otra culpa es la que aplaude el inocente.
Si corre el llanto
Si no resulta,
Lo que me jode,
Lo que me insulta
...que la culpa
La maldita culpav No la tiene nadie.

Guías de guaguancó:
Demasiao generales pa poco recluta.
Que a la muela de oro, le falta la pulpa.
Si no rasca el respeto, no pica la multa
A ese perro tan grande lo mata una pulga
Lo que grita la calle, el informe lo oculta.
Los que manchan la patria, la historia sepulta.

domingo, 14 de agosto de 2016

A propósito de 90 cumpleaños



Sentado frente a frente, hablamos del período especial, de cómo se sintió la caída del campo socialista, de cómo la vida cambió de un día para otro. Ligeramente más joven que yo, compartimos en la niñez y la adolescencia los sueños de justicia y libertad, esa borrosa imagen de felicidad para todos los ciudadanos del país, él en su Cuba bella y yo en la dictadura militar de El Salvador.

Entonces Cuba era esperanza, sueño en realización… me atrevo a sugerirle que se quede en El Salvador y el rechaza la idea, la revolución merece fidelidad y no te casa para divorciarte mañana, habrá que regresar a la Patria, esa borrosa combinación de territorio, gente, recursos, pero sobre todo cariño, amor…

Seguimos conversando, esa noche hace muchos años, de la vida diaria, repentinamente recordó cómo les gritó “gusanos” a los “marielitos” mientras lanzaban huevos y basura, entones me dijo: “hoy regresan y cuando llegan, como fueron nuestros vecinos nos conocen, llegan a tu casa, tocan la puerta y te entregan un paquete de huevos y con una sonrisa de venganza te dicen: ´Toma, para que repongas los que me lanzaste cuando me fui´ y sabes que es lo peor, ¡que debes agarrarlos porque no tenés comida!”.

Lo más significativo de esa noche fue el silencio compartido luego de esta confidencia, sus ojos se humedecen y los míos le acompañan, no es lo que soñamos, no es lo que luchamos, no es por lo que nos sacrificamos, a millas de distancia, compartimos un sueño que no ha sido posible, no por imposible, sino porque los que destinamos como dirigentes, lo traicionaron.

Pasó en Cuba, Pasa en Nicaragua, ¿Seguirá pasando en El Salvador?

miércoles, 20 de julio de 2016

Adiós Mercy



Ha sido difícil, este sentimiento se ha escondido por allí en algún lado, por mucho rato, apenas si me he quebrado cuando viejos camaradas que nos ayudaron para que te atendieran me abrazaron cuando les di las gracias por el apoyo.

Es raro, el tiempo ha pasado a mil por hora, vamos a ver a tu mamá y está más animada hoy, pero ha tenido bajones bien serios… hacés falta, pero ya descansas, ya disfrutarás de todo lo que sembraste y se cumplirá, según tu fe, la vida nueva, sin enfermedades, sin dolor, sin pobreza, todo puro amor.

Yo solo debo agradecerte haber sido mi hermana, haberme querido como lo hiciste, haberme apoyado incondicionalmente, haberme orientado hasta con tu típico “no seas loquito”, me alejé mucho de la familia, lo se ahora que te has ido, porque hay tantos años que no convivimos, porque hay tantas aventuras que vivimos solos por separado, así fue, los sueños me oscurecieron el panorama y me alejé. Pero aun en la distancia, siempre estuviste junto a los demás hermanos, hermanas, a mis padres, a la familia. Siempre estuvieron allí…

Hoy la distancia es eterna, pero como antes, siempre seguirás en mi corazón. Adiós Mercy...

sábado, 9 de abril de 2016

Los “Panamá Papers” o “Papeles de Panamá”
y la Violencia en El Salvador

Portal del Consorcio Internacional de Perioditas de Investigación



He escuchado varias opiniones que buscan reducir importancia a las revelaciones que se van dando por los “Papeles de Panamá” que ha publicado “El Faro”, que han retomado otros medios y que a nivel mundial provocó ya la renuncia de un primer ministro en una sociedad en la que la vergüenza todavía existe.

Dicen esas opiniones que los “Papeles de Panamá” e incluso otras investigaciones que generan sospechas de enriquecimiento ilícito son un distractor, que nuestro problema real y urgente de solución, es la violencia y que por lo tanto no debemos perder el tiempo brindando atención a esas investigaciones.

¿Qué genera la violencia en El Salvador?, la respuesta inmediata es “Las pandillas” eso es lo que los políticos nos dicen y nosotros como borregos repetimos. Por tanto la solución es eliminar las pandillas y todos felices comeremos perdices.

Pero los verdaderos problemas generadores de violencia, al menos en El Salvador, son la impunidad y la corrupción. La impunidad y corrupción que permiten que los políticos:

  • Se auto decreten aumentos salariales abiertos, disfrazados u ocultos, sin importar que el salario mínimo siga siendo insuficiente para millares de salvadoreños.
  • Regateen a los trabajadores prestaciones ya legisladas o promesas hechas para mejorar un “poquito” sus ingresos.
  • Utilicen los fondos públicos como fondos propios, saliendo de la pobreza hacia posiciones de inversionistas y potentados luego del período o períodos para los que fueron electos.
Impunidad y corrupción que permite que líderes religiosos autoconfesos o acusados (con pruebas suficientes) por delitos que a cualquier cristiano le obtienen al menos 10 años de cárcel, salgan libres y hasta renovados por haber "confesado arrepentidos" y haber sido perdonados por Dios, la más de las veces, acompañados y asolapados por las jerarquías religiosas.

Todo ciudadano salvadoreño debe tener claro que el dinero de la corrupción, es dinero que no se asigna para:
  • Educación pública, para brindar servicio educativo de 8 horas continuas diarias para que los niños y jóvenes tengan aprendizaje de calidad y desarrollo de habilidades y actitudes que les permitan aspirar a un mejor futuro;
  • Salud Pública para que los pacientes más pobres, que no son asegurados y no pueden pagar consulta privada, reciban las medicinas que solicitan y el “no hay” que hoy aceptamos como normal, cuando no debe ser así. El estado está obligado a brindar salud (Artículo 1 de la Constitución de la República).
  • Recreación Pública para crear espacios donde niños, jóvenes y adultos compartan sin costo un rato de diversión los sábados y domingos, mejorando así las relaciones inter familiares y reduciendo el estrés tan alto en las colonias tan hacinadas, estrechas y mínimas de El Salvador.
  • Seguridad Pública, no para reprimir (como en los años 70, cuando surgen los grupos guerrilleros, como respuesta a esa represión) sino para brindar protección y servicio al ciudadano; para que los policías cuenten con el equipo necesario y prestaciones suficientes. Vale mencionar aquí que los militares en El Salvador tienen un sistema propio de salud (incluyendo Hospital), pero los policías deben compartir la deficiente atención del Seguro Social, siendo que su vida es expuesta cada segundo que portan ese uniforme.
Las mencionadas son solo algunas de las razones por las que no deberíamos caer en la trampa barata de los políticos.

Los “Panamá Papers” o “Papeles de Panamá”, al igual que toda investigación que lance sospechas de riqueza mal habida, en tanto muestran que hay políticos y empresarios salvadoreños que podrían estar utilizando Panamá y sus ventajas financieras para evadir impuestos o peor aún, para ocultar la riqueza mal habida, es importante para todos nosotros, porque somos nosotros los que pagamos la deficiencias en los servicios que por ley (Constitución de la República) debe brindarnos el Estado que todos mantenemos, con nuestros impuestos, mismos que por nuestra indiferencia, podrían haber finalizado en la cuenta personal de un político, en un paraíso fiscal y no invertidos en las necesidades de los salvadoreños.

Parte final del Artículo 1 de la Constitución de la Repúiblica: "...En consecuencia, es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República, el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social."





lunes, 29 de febrero de 2016

Pensiones, la mentira del siglo


Instituto Siglo XXI - Commons


Ningún problema puede solucionarse si no se define correctamente. Definir un problema es identificar todos los matices del mismo. Se empieza por un análisis del problema, qué información hay sobre el mismo, qué información hace falta, dónde obtener esa información, y hasta luego de obtener y analizar esa información, se podrá redactar una declaración del problema.

Con la declaración redactada, puede iniciar la definición del problema que debe cumplir con al menos dos condiciones: definirlo en término de necesidades no de soluciones (porque todavía no es etapa de solución) y, definirlo en función de todos, no de culpables, con esto en mente se define el problema,es decir hasta este momento se responde a la pregunta ¿Cuál es el problema?

Luego de definir el problema habrá que identificar las alternativas de solución (todo problema tiene más de una solución) y de entre ella, seleccionar la solución óptima (la mejor de todas).

¿Cuál es el problema con las pensiones o cuál es el problema de las pensiones? Ni siquiera sabemos si es "con" las pensiones o si es "de" las pensiones

Desde el anonimato (y todos los alineados con esos anónimos) nos dicen que nos quieren robar los ahorros y nos generan miedo, desde el gobierno (y todos los alineados con él) nos dicen que el egoísmo de unos no quiere ayudar a los más pobres y nos generan vergüenza por ser egoístas y entre el miedo y la vergüenza, unos y otros lanzan a sus portavoces, a sus manifestantes y a sus propagandistas (encubiertos o descarados) desde todos los medios posibles (incluyendo las calles) con el costo que esto conlleva para confundirnos y evitar que nosotros podamos definir ¿Cual es el problema con las pensiones? o ¿cuál es el problema de las pensiones?

Un par de voces juiciosas hemos apenas escuchado, son los menos que llaman a un real análisis del problema, unos pocos que dicen claramente que el problema no se generó en este gobierno y que las "soluciones" propuestas en realidad no son tales, sino solo curitas que apenas tratan de cubrir un cráter que estallará más adelante.

Y que pasa si hacemos el ejercicio personal de buscar solución al problmea de las pensiones. A lo mejor nos demos cuenta de que las justificaciones que hasta el momento hemos escuchado, no son ni por cerca solución. A lo mejor caigamos en cuenta que si el sistema es público, privado o mixto, extranjero o nacional, de reparto o de ahorro, no es en lo absoluto el problema, que el problema en realidad es es el mismo que 30 años atrás causó el descalabro del anterior sistema: la corrupción y la irresponsabilidad de los políticos de antes que siguen vendiendo espejitos a una ciudadanía uniformada mentalmente, incapaz de despertar y darse cuenta que los políticos, que desde los partidos políticos le meten miedo o vergüenza, en realidad solo están buscando durar en su privilegiada posición de dirigientes, diputados, alcaldes, ministros y demás posiciones que se pagan con nuestros impuestos.

A ningún político asalariado gracias a nuestrosi impuestos le interesa el tema de las pensiones, sin razonar se lanzan a defender la línea (racional o no) que el partido les ha indicado ¿Y sabe porqué? Porque ellos aseguran su vejez, gracias a las "inversiones" que hacen en su mandato.



domingo, 7 de febrero de 2016

Demasiado amor... para que sean propaganda



Cansado, me aproximo a la casa de mis padres. Cruzo la calle y a 30 metros, veo a mi madre que se despide de otra señora. Logró distinguir el rostro y los ojos repletos de tristeza, me miran, la repentina humedad en ellos, se traslada a los míos, pero en esos días yo aprendía aquello de “endurecerse siempre, perder la ternura jamás”, así es que le hago huevos, me sonrío, pero su tristeza no desaparece, le abrazo, le saludo, me despido, pido permiso, entro a la casa con prisa y encerrado en el baño, puedo soltar humedad sin mostrar debilidad. La madre de A. al abrazarme dice que así estaría (casi de mi edad) su A. si la dictadura no se lo hubiera desaparecido.

Sufrimos un “chingo” por esta puta guerra, perdimos todo, simpleza y honestidad porque debimos volvernos taimados; alegría porque abundaba la tristeza; hermandad porque aprendimos a desconfiar de todos. Pero lo más doloroso fueron los amigos, las amigas, los hermanos, las hermanas… especialmente aquellos de los que nunca supimos más, que solo desaparecieron, que los desaparecieron.

Así es la guerra, lo sabíamos, lo imaginábamos, mentalmente nos preparamos pero el día a día era más cruel. Aprendí a cuidarme de los de fuera y de los de dentro, las ventajas de estar en lo político. Un ejército no es una comunidad cristiana, es una estructura de ciega obediencia y dirigentes medio enfermos.

A veces aun sueño que la cosa puede mejorar, hay días que siento todo el amor… sin duda que me gustaría que pudiéramos ver el pasado y conocer lo que realmente pasó, no desde la propaganda sino desde la realidad, desde la investigación científica, desde los testimonios de los que la vivieron, de quienes la padecieron.

Mientras eso pase, evito caer en el juego de los que utilizan el dolor de los familiares, de los verdaderos dolientes, para parecer que hacen algo cuando en realidad, están únicamente pasando el agua, a lo mejor esperando la salvadora muerte. Mientras eso no pase no me trago las lagrimitas secadas con pañuelos de seda en televisión nacional, ni los pedidos de perdón por los miles de muertos; ni las detenciones de los que tienen la mala fortuna de haber perdido capacidad de negociar su bienestar inmediato…

No caigo en eso, porque mis víctimas, mis desaparecidos, mis asesinados tienen todo mi respeto, mi cariño y mi eterno agradecimiento… demasiado amor para seguir la fila de borregos lanzando nombres, apellidos, fechas, lugares… que ni siquiera conocen, que nunca supieron, que han escuchado y repiten mecánicamente. Demasiado amor para convertirlos en propaganda.